Nayarit : Fiesta del tambor y el elote que transmite a huicholes su identidad.

México, 29 Jun (Notimex).- El video de registro etnográfico e investigación antropológica "Volar como pájaros", en el cual se describe a partir de una ceremonia agrícola, cómo los huicholes rinden culto a sus dioses y transmiten a los niños su cosmogonía y creencias ancestrales, fue dado a conocer.

El hecho ocurrió dentro del ciclo de conferencias "El Hombre y lo Sagrado", en su décima edición, dedicada a las Grandes Fiestas de las Religiones.

Participaron en este ciclo organizado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), la antropóloga Marina Anguiano, realizadora de esta investigación; y Octavio Hernández, autor del documental realizado en Guadalupe Ocotlán, Nayarit, que muestra a partir de las Fiestas del tambor y del elote, como es el proceso de enseñanza a sus hijos para convertirse en huicholes.

Durante la presentación, la antropóloga señaló que este es un rito de paso o de tránsito, donde los niños participan de un viaje imaginario al lugar sagrado de los peyoteros o denominado en lengua huichol wirikuta.

En la fiesta del tambor o de los primeros frutos, el rito es guiado por el mara"akame, quien es el sacerdote, curandero y cantador de la comunidad; a partir del canto del tambor el viaje comienza y los niños con el uso de las sonajas representan el vuelo de las aves.

En este contexto preparan una ofrenda donde colocan el atado de cinco elotes que representan al dios del maíz, así el maíz tierno y la calabaza nueva serán purificados como alimento sagrado, también colocan un nierika que lleva amarrado un cordón con bolitas de algodón que representa a cada niño que participa de esta fiesta.

Aquí, a los más pequeñitos, el chamán los bautiza otorgándoles un nombre en huichol, mientras los que tengan cinco años se convierten en águilas, hecho que a decir de Anguiano, es el momento en que los padres agradecen a los dioses que sus hijos estén sanos.

Ya de regreso al plano real, llega el momento de compartir la ofrenda entre grandes y chicos de la que todos comen, brindando con tecuani preparado anteriormente, continúan la fiesta cantando y bailando toda noche.

A la mañana siguiente continúa la fiesta del elote o Tatei Neira, que consiste en la bendición del elote y la calabaza que consagrados, el mara"akame utiliza para bendecir uno por uno a todos los participantes y quitarles sus enfermedades, finalmente el sacerdote agradece la conclusión de la fiesta.

Marina Anguiano comentó que estas fiestas dedicadas al tambor y al elote son las ceremonias más importantes para la cultura huichola, ya que se basan esencialmente en la temporada de lluvias, y es con las que inicia la fiesta de los primeros frutos.

Del mismo modo indicó que para los huicholes el número cinco es significativo, pues en esta región existen elotes y venados de cinco colores, e igualmente son representados en el nierika los cuatro puntos cardinales y el centro.

Esta ceremonia busca en sí agradecer a los dioses por los alimentos y festeja que los niños vivan más de cinco años, en tanto ayudan a complementar el conocimiento de sus raíces que los identifican como étnia huichola, concluyó Anguiano.

Publicado el
Volver Arriba