Historias

Cartas manuscritas, una especie en extinción

sábado 14 de noviembre, 2015 a las 08:36/en Nuevo León/por marisa


Monterrey, 14 Nov (Notimex).- Ante los avances de la modernidad, las cartas manuscritas, son especie en extinción en estos días del aún joven siglo XXI, y prácticamente sólo se escriben entre presidiarios y sus familiares, señaló Luis Jaime Renovato López, un veterano cartero regiomontano.



Con más de dos décadas en el oficio, que su padre les heredó a él y cuatro hermanos más, este “mensajero de buenas y malas noticias”, como se autodefine, en el Día del Cartero hace un alto en su diario peregrinar por las calles de Monterrey para hablar de sus andanzas y cambios vividos en su labor.

“Damos tanto buenas, como malas noticias, eso a nosotros nos satisface bastante, sobre todo cuando son buenas, o aunque son malas, la gente nos llega a apreciar bastante, en los rumbos que he andado en general nos conocemos ya, por el tiempo que tenemos, es una labor muy bonita”, comentó en entrevista para Notimex.

Al rememorar sus inicios como cartero, recordó: “Yo comencé a pié, cargando la valija, de 15 ó 20 kilos, después me dieron una bicicleta, porque empezó a modernizarse un poco más, y ahorita, gracias a Dios, ya traemos motocicleta, pero sí, la labor es bastante y hay mucho trabajo”.

Respecto al tipo de correspondencia a entregar a sus destinatarios, “en cuanto a cartas de amor, personales, sí ha variado, sí sigue habiendo, pero muy pocas, en diciembre todavía llegan las tarjetas navideñas, en el Día del Amor y la Amistad, llegan una que otra carta, pero son mínimas”.

Aunque se mantiene el promedio de entre 400 y 500 correspondencias diarias, hoy por lo general lo que se entrega mayormente son sólo recibos bancarios, telefónicos o compras para entrega por correo, mencionó este cartero regiomontano de 57 años de edad, orgulloso de trabajar en Correos de México.

Décadas atrás las cartas escritas representaban alrededor del 40 por ciento de la correspondencia, actualmente llega si acaso a un 10 por ciento, “la mayoría son del Cereso”, refiriéndose a los Centros de Readaptación Social locales.

“Vienen de personas que le escriben a su gente –en los penales- y son las únicas –cartas manuscritas- que sobreviven, tanto que llevan como que reciben, las demás –de gente común-, son muy esporádicas, prácticamente desaparecieron”, indicó.

Ante esta tendencia actual para ya no escribir cartas de mano propia y optar por otros medios tecnológicos o electrónicos, don Luis Jaime señaló que él, cuando lo invitan a escuelas, recomienda a los niños retomar esa costumbre de redactar cartas manuscritas como lo hacían nuestros ancestros, “para recordar viejos tiempos”.

“Por lo general, les incito a que escriban una carta, a cualquier familiar, porque es bonito escribir y recibir cartas a mano, desgraciadamente se perdió la costumbre, pero, insisto, es bonito recibir una carta de alguien, aunque sea de cerca y es muy bonita labor”, manifestó.

Dentro de este contexto, Renovato López agradeció que se mantenga el reconocimiento a este oficio en el Día del Cartero, para quienes “llueva, relampaguee o haga frío o calor, el correo no se para”.

Aun y cuando traen su motocicleta, “caminamos aproximadamente unos 10 kilómetros diarios”, en los sectores de reparto asignados en su tarea diaria, que en su caso, abarca las colonias Fierro, Venustiano Carranza y Nueva Madero, al oriente de Monterrey.

“La gente nos ve y reconoce como carteros, en las escuelas nos hacen ceremonia, para nosotros es un orgullo, yo ya vengo de descendencia de carteros, desde mi papá y cinco hermanos, algunos ya están pensionados y tres estamos activos”, mencionó.

Compartir

Este Artículo me parece

Enlaces Relacionados

Ultimos artículos de Historias

Social
Facebook Twitter Google + Flickr


Turista.com.mx S.A. de C.V.
© 2019 | Aviso de Privacidad
Derechos Reservados


Turista
México