Festividades

Feligreses viven el fervor de la Semana Santa en Taxco

viernes 14 de abril, 2017 a las 14:04/en Guerrero/por emontes


Por Adriana Covarrubias. Corresponsal

Taxco de Alarcón, 14 Abr (Notimex).- Por más de ocho kilómetros de las angostas calles empedradas de esta ciudad colonial y en medio de aroma incienso de copal, miles de feligreses viven el fervor religioso con la procesión de los encruzados y de los cristos, en el marco de la Semana Santa.



Encruzados, ánimas, flagelados y encorvados cumplieron su penitencia, como cada año lo hacen, al celebrar el jueves y viernes santos, con lo que ocasionaron el desbordamiento de la fe y la devoción entre los asistentes.

Durante más de 400 años, Taxco ha mantenido la tradición de la Semana Santa, donde guerrerenses y turistas nacionales y extranjeros acuden para presenciar la escenificación de la Última Cena, el lavatorio de los pies y la representación de Judas Iscariote en la Iglesia de Santa Prisca, donde da inició a la procesión del prendimiento que concluye en la Parroquia de San Nicolás.

La procesión de los encruzados y de los cristos, donde participan 55 imágenes de diferentes comunidades del municipio de Taxco, inicia a las 11:00 de la noche partiendo del templo de la Veracruz, y concluye a las 06:00 de la mañana con retorno a donde partió.

Lauro Miguel Castillo Delgado, presidente de la hermandad de los encruzados, dijo que los penitentes se preparan y visten la indumentaria, que es un faldón y un capirote de color negro, y en la cintura se amarran un lazo que sirve como ceñidor, el cual se asemeja a los que utilizaban los sacerdotes como signo de obediencia, de castidad y recogimiento.

Otro lazo más es sujetado al cuello y boca para aguantar el peso del rollo de espina de zarzamora que cargan en los hombros que formará parte de su penitencia.

Mientras que un grupo de penitentes cargan rollos de varas de zarzamora en sus hombros, otros se flagelan y salen cargando una cruz de madera sobre los brazos, y a determinada distancia se van parando por las calles angostas y empedradas de Taxco para cumplir su penitencia.

“Los penitentes se detienen por determinado tiempo, se hincan y se flagelan la espalda. El flagelo se hace con un instrumento de penitencia que se asemeja a lo que hizo el sacerdote San Nicolás de Tolentino”, explicó.

Mujeres y hombres vestidos de negro, al ritmo de la música de banda cargan un enorme pedestal de madera, donde llevan al Cristo de su comunidad que es adornado de una variedad de flores.

Más de 500 penitentes participan en las procesiones de la Semana Santa. Durante un año se preparan espiritual y mentalmente para hacer el ofrecimiento de fe, y como un signo de gratitud y petición.

“La gente ve en Taxco el culmen de todo un proceso que nos lleva a la penitencia, al ofrecimiento y puede ser por la paz del mundo, por la familia y por miles de motivos, y también se hace la penitencia para agradar a Dios, y hacemos este ofrecimiento estrictamente espiritual”, dijo Castillo Delgado.

En la procesión de los encruzados y de los cristos también participan “las ánimas”. Mujeres vestidas de negro que arrastran cadenas y cargan cruces pequeñas de madera y velas blancas.

 

NTX/ACS/MAH
 

Compartir

Este Artículo me parece

Enlaces Relacionados

Ultimos artículos de Festividades

Social
Facebook Twitter Google + Flickr


Turista.com.mx S.A. de C.V.
© 2019 | Aviso de Privacidad
Derechos Reservados


Turista
México