Nuevo León: Las tortas de pierna y de carnes frías son tradición de Monterrey


Por Cristina Venegas

Monterrey, 27 May (Notimex).- De pierna de puerco o de carnes frías, las tortas se han convertido en uno de los alimentos favoritos de los regiomontanos por su rápida preparación, en ambos casos el ingrediente principal es el aguacate.

Las tradicionales son las tortas de pierna de puerco que llegaron a esta ciudad en el año de 1960 procedentes de Ciudad Guzmán, Jalisco, lugar de donde es originaria la familia Bernal, quien instaló su primer negocio en la colonia Industrial, cerca del antiguo Parque de Beisbol en Monterrey.

Dos años más tarde, el negocio cambio su ubicación al Centro de la ciudad en una calle que ya no existe, pero que estaba justo frente al actual Palacio Municipal y enseguida fueron reconocidas por los regiomontanos como las Tortas Bernal.

El chef Alberto López Medina manifestó que la torta original se preparaba sobre un pan tipo telera, partido a la mitad, se les untaban frijoles, se ponía sobre estos una rebanada de pierna de puerco, un aguacate completo en rebanadas, lechuga, tomate y crema y se servía con chiles y zanahorias en escabeche.

Actualmente, tiene algunas variantes, entre ellas la endiablada, sin embargo, el ingrediente principal en todas sus presentaciones sigue siendo un aguacate completo, expuso.

Señaló que el negocio tradicional en la ciudad que aún conserva el nombre de Tortas Bernal, tiene cinco diferentes variantes, la original, la de pierna endiablada, de milanesa de res, la light que es de pollo y la combinada y como complementos papas a la francesa.

Aunque con el tiempo la familia Bernal formó toda una empresa con sucursales en diferentes zonas de Nuevo León, Coahuila y Tamaulipas y vende franquicias, existen también muchos otros negocios que copiaron la receta y ofrecen el mismo producto a menor precio.

Sin embargo, en esta capital regiomontana también se venden mucho las tortas de carnes frías, siendo las más reconocidas las de la Purísima, así se identifican porque están justo atrás de la basílica que lleva el mismo nombre.

Con más de 40 años en la ciudad, las tortas de La Purísima son toda una tradición entre los regiomontanos que diariamente esperan su turno en la fila para saborearlas, sin importar el precio y tener que comer de pie ya que se venden en una carreta de madera ubicada en la calle.

Están ubicados en la esquina de Porfirio Díaz y Privada Licenciado Verdad, en el Centro de esta ciudad, y venden desde las sencillas con jamón y aguacate, hasta las especiales con doble carnes frías.

Sin importar el precio que tenga el kilo de este fruto, cada torta lleva un aguacate y medio, lo cual sin duda, se refleja en el precio final.

Es así como cada torta está preparada con jamón de pierna, fiambre, queso de puerco, queso panela y un aguacate y medio en rebanadas.

Llevan además tomate y cebolla y puedes agregarles una rica y picosa salsa verde, además de acompañarla con chiles verdes colocados en una charola sobre la barra de madera que sirve para que los comensales coloquen su refresco, ya que las tortas tienen que tomarse con las dos manos.

Las carnes frías se colocan sobre un pan redondo llamado margarita, un poco más grande que el tamaño normal y envuelta solo en una servilleta, lo cual te complica un poco a la hora de comer porque al dar la primera mordida, el aguacate se sale y se cae.

El carretón de madera donde se vende es atendido por seis hombres que con gran rapidez preparan las tortas, las envuelven en servilleta y las embolsan ya que mucha gente llega en carros y las pide desde la ventanilla para llevar.

Es tanto el gusto de los regiomontanos por estas tortas, que diariamente se puede ver el carretón donde se venden, rodeado de comensales saboreándolas sin importar lo que batallan para comerlas sin mancharse la ropa de aguacate o salsa.

Son tan famosas que se dice que si vienes a Monterrey y no vas a comer a las tortas de La Purísima, es como si no hubieras estado en la ciudad.

El nutriólogo José Luis Garza Guajardo destacó la importancia de mantener las carnes frías a la temperatura correcta y en contenedores adecuados para evitar que se contaminen de bacterias o se descompongan y puedan hacer daño a los consumidores.

Del mismo modo, las verduras y frutos que se utilizan deben estar desinfectados y en buen estado para su consumo, sobre todo por las temperaturas extremas de calor que se registran en Monterrey y el resto del estado.

Comentó que tal vez el precio de 70 pesos puede sonar alto para ser una torta de carnes frías, sin embargo, agregó que es un precio justo considerando la calidad de los productos, el cuidado que se tienen por mantenerlos en buen estado, el tamaño del pan y el sabor final.

 

NTX/CVG/OPH/GPG/GASTRO16
 

Publicado el sábado 27 de mayo, 2017 a las 14:28
Social




© 2017 | Aviso de Privacidad
Derechos Reservados


Turista México